Follow us

jueves, 29 de marzo de 2012

La Belle Epoque y el prototipo de “Chica Gibson”


Hoy vamos a hacer un pequeño comentario sobre este periodo tan singular. La Belle Epoque abarcará las últimas décadas del siglo XIX en el marco francés (referente de la moda por excelencia), iniciándose un proceso similar a partir de 1900 en Inglaterra tras la muerte de la reina Victoria (este periodo en Inglaterra se denomina Época Eduardiana), y finalizándose, en ambos casos, con el estallido de la I Guerra Mundial en 1914.

Esta etapa es muy importante para el proceso de liberación de la mujer, recordemos que es dentro de este marco donde aparece la figura de la sufragista (la mujer que reclama el derecho a voto), y que este proceso de liberación (al que le quedaran muchos años de lucha, siendo este periodo tan solo el inicio de un largo recorrido hacia la igualdad) irá parejo a un proceso de cambio en lo que a la moda femenina se refiere.


Este proceso de cambio en la moda radica en el progresivo abandono del corsé. Durante los primeros años de la Belle Epoque, la mujer aun vestia con un estilo de cierto aire “victoriano”: El vestido de día (siempre de cuello alto) consistía en elaborados ropajes con encajes, drapeados, plisados y volantes, confeccionados con telas muy suaves y volátiles que se ceñían al cuerpo marcando la denominada figura en “S”.



Esta figura se consigue mediante aparatosos corsés metálicos (incluso añadiendo pequeñas almohadillas en las caderas y bajo los brazos para crear un efecto aún más exagerado de cintura de avispa) y da como resultado una figura de “reloj de arena”, concretamente en "S", donde el pecho sobresale sobre una línea recta formada por un vientre plano y unas caderas completamente echadas para atrás en pro de un voluminoso trasero, figura que hoy nos parece antinatural y que, dada la deformidad que conlleva, trajo sus consecuencias en la salud de muchas mujeres.








En cuanto al vestido de noche, la mujer “liberaba” su cuello con vestidos de cuello abarcado, y engalanaban aun mas el traje con flores y una mayor profusion de elementos como los plisados o los volantes que abigarraban el vestido dándole pomposidad.



Las mujeres que ejercían algún tipo de oficio (vendedoras en boutiques, profesoras, oficinistas…) solían “uniformarse” con blusas blancas de cuello alto y amplias faldas largas y negras, uniforme que también usaban para la práctica de deportes.


Con respecto al cabello, decir que las jóvenes menores de 18 años lo llevaban suelto, mientras que a partir de dicha edad se lo recogían con peinetas y horquillas, rellenando el recogido con postizos y almohadillas para obtener volumen.









En cuanto a otros elementos de la vestimenta de finales del XIX, destacar el uso del sombrero y la sombrilla, ya que las mujeres de clase social alta no podían permitirse el “vulgar bronceado”. Los sombreros solian estar decorados con plumas y se sostenían con agujas y horquillas al cabello (clavándolas en las almohadillas). El Chatelaine formaba parte también de esta indumentaria, y consistía en una cadena alrededor de la cintura donde colgarían monederos y relojes (antes de que los bolsos aparecieran en escena).





Chatelaine


Este modelo de mujer es el denominado “Chica Gibson”, nombre que proviene de las ilustraciones creadas por Charles Dana Gibson donde la mujer encorsetada de voluminosos recogidos se convertía en el ideal de mujer 10. Este ideal se considera como uno de los primeros ideales de belleza femenina, situándose como antecedente del prototipo pin-up de los años 40. Pero este prototipo de belleza representaba algo más que una mujer bella: la Chica Gibson se convertirá con los años en una mujer educada, elegante, glamurosa, de clase social alta, independiente y deportista.









Con el inicio del nuevo siglo, el duro corsé irá ablandándose gracias a diseñadores como Poiret, que introducirán nuevos modelos de corsés y corpiños más flexibles y que darán mayor libertad de movimiento. Con el auge de las "suffragettes”, la mujer quiere liberarse no tan solo del androcentrismo de la sociedad que les rodea sino que también lo quieren  hacer de sus aparatosos trajes. Es en este momento donde surgen dos nuevos modelos de vestido: el vestido estilo imperio británico y el modelo Fortuny, de aires orientales, del que destacamos el diseño Delphos. Ambos modelos subían el talle bajo el pecho, liberando la cintura, y dando caída natural y vaporosa a las telas. El cuello del vestido también se elimina, dando paso a un sencillo cuello redondo anudado en la nuca o un cuello pico. Los vestidos de día se simplifican y los de noche abandonan los plisados y volantes para dar paso a la pedrería. Estos modelos previos a la guerra suponen un antecedente directo de los vestidos de las flappers y del estilo, ya mucho mas liberado (sin corsé, de línea recta, con escote, de faldas cortas…), de los años 20.








5 comentarios

  1. Ahá! Soy Rocío, amiga de Kiko. Me has inspirado, ahora subiré la pechá de fotos que le hice a la heladería Gibson Girl de Disney. Eran tan cucas *_* A ver si reúno paciencia y dentro de poquito me hago un vestido Gibson. Un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡Pedazo de artículo el de hoy!
    Rocío, quiero ver esas fotos rai nau

    ResponderEliminar
  3. Gracias! pues si, a ver si vemos esas fotos! Yo para vestirme de la época me las arreglo con una camisa blanca que tengo, con el cuello con encaje, y lo que hago es subir las puntas del cuello y hacerme un "cuellecito" juntandolo con imperdibles....haciendo el efecto de que es cuello alto..xD una cutradilla, pero da el pegote!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado este post! Lo tiene todo! curioso, bonito, entretenido e interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ro! Me alegro de que te guste :D

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.